Paranoias y divagaciones mentales

María está aquí

Puajjjj!

en 02/02/2010

En el paseo de media tarde hemos tenido un pequeño percance. Pequeño, pero asqueroso. Estábamos de retirada, cuando hemos visto a un perro suelto. Éste tenía el aspecto de un husky siberiano, pero mal cuidado. Cuando el Husky ha visto a la perraca se ha lanzado a olisquear y yo, que ya le había visto las intenciones, ya tenía agarrada a mi niña con más fuerza que de costumbre. Pepona cuando ve a un perro del mismo tamaño o mayor que ella se asusta y saca los dientes (en defensa, los saca y no los usa, pero a saber…)

Total que se acercó, la olió, vió la reacción de la perraca y se largó. Menos mal, y me veía pensando en algo para que se largara semejante bicharraco y lo veía crudo, este perro no presentaba ningún signo de miedo hacia humanos…

Bueno parece que todo acaba aquí, pues no, porque si acabara aquí, ¿qué cosa asquerosa me ha pasado? ¿Ver a un perro mal cuidado?

Comenzamos la marcha y Pepona se pone a oler el árbol donde el Husky había hecho pipi segundos antes de presentarse y… ¡TOMA! Pisa la mierda que también había hecho el semental. Me he cagado en todos sus muertos, simbólicamente hablando, claro, y, con razón, a ver quién cojones es a la que le toca limpiar esa pata. ¡Con la peste que echaba! Ufff, eso era inaguantable y me ha costado mucho tiempo, sudor y jabón, mucho jabón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: