Paranoias y divagaciones mentales

María está aquí

¿Estamos locos o qué?

en 07/11/2010

Viernes por la noche, me encuentro a mis padres por la calle y les digo que tengo que ir a la farmacia y ya que iban ellos para allá les bajo la receta y una cosa menos. Pues cuando bajo de casa con la receta, para que la “cambien” por medicamentos me sueltan que mañana por la tarde nos acercamos a preguntar el tema de los vestidos de novia, me guste o no, pero que tenemos que ir preguntando cosas.

Total, que después de estar un rato largo con “que sí, que no, que sí, que no”, ganaron ellos. Pero esto no queda aquí. Al rato me llama mi madre y me dice que se han pasado por la tienda de novias y que me han cogido cita para probarme vestidos. Pero… ¿¿¿qué??? ¿¿¿Estamos locos o qué??? Se suponía que el sábado simplemente íbamos a preguntar y ahora me dicen que tengo que ver vestidos. ¿Ya? ¡Quedan 10 meses!

Pues después de volver a discutir y volver a perder quedamos el sábado (hoy) a las 18:30h para ver vestidos.

Llega el sábado. Las 18:30h. Nos presentamos en la tienda de novias. Me sacan un montón de trajes. Yo los veo todos iguales. Me agobio. Es una situación a la que no estoy acostumbrada, me encuentro con 2 dependientas, un montón de trajes y mis padres mirándome, y yo no distingo entre los diversos los trajes. Me preguntan “¿este te gusta?” y yo no sé que contestar.

Al final se cansan y me mandan al probador y me dice una de las chicas: “quítate toda la ropa y te quedas en bragas y en sujetador y coge unos zapatos de esos de ahí”. Yo había caído en eso de ponerme sujetador sin tirantes, pero no en que me tenía que quedar en bragas con una tía que no conozco. ¿En bragas? ¡Yo llevo tanga! Pues no me preguntes cómo ni por qué, pero llevaba unas bragas (limpias, claro) en el bolso y aproveché para ponérmelas encima.

Bueno, ya estoy en sujetado y en bragas y con unos zapatos. Aviso a la chica y entra con 3 vestidos. Me prueba uno. Me prueba otro. Me prueba el tercero. Descarto, con el criterio de mi padre uno. Y cuando me va a quitar el tercer vestido, para ponerme otro, me doy cuenta que con el agobio de las bragas y eso no me he dado cuenta que me he dejado los calcetines-medias puestos, puffff. Súper Sexy…

Pues si quieres que te diga la verdad, no tengo ni idea de cuantos me he probado, pero… Habemus traje… ¡¡¡Flípalo!!!

P.D: Chiqui, no quiero que se enteren que seguro que alguien pone algo en Facebook y entonces se enteran las del café y, yo diría, que no están preparadas todavía. Quiero tus labios sellados, please…

Anuncios

6 responses to “¿Estamos locos o qué?

  1. Juan Carlos dice:

    9 meses y 13 días para ser exactos.

    Preocupante empieza a ser el asunto de las bragas y tú. XD

    • María dice:

      uohhhhh, el primer comentario de este macho en este blog… Menos mal que hay otros machos que me animan más. XD

      Preocupante sería que no las llevara, eso sí sería un problema para mí (soy un poco exhibicionista), pero mientras me las ponga…

  2. Jaunte dice:

    Mis labios siempre están sellados. …aunque sólo para los cotilleos.
    Jur! jur! jur!

    PD: Que va, resulta que para lo otro también. xD

    PD2: Lo de las bragas me ha dejado pericueto. Jajaja, qué grande! Pero lo verdaderamente desconcertante no es esta anécdota, sino la que provocó que lleves bragas de repuesto xDDD

  3. ^CyN^ dice:

    Es buenísimo esto xD
    Cuando fui con mi hermana le pasó lo mismo. En una supersala con espejos, ella subida a una minitarima circular en bragas y sujetador, en el medio, y mi madre, mi tia, la pija-dependienta y yo en unos sofás mirándola xDDD a mi me daba hasta “cosa” mirarla porque a ella le daba muchísima más vergüenza.

    PD: Como es que llevabas unas bragas en el bolso? xDDDD

    • María dice:

      En mi caso mis paquidermos se quedaron fuera todo el rato y cuando ya tenía el vestido puesto abría la cortina. Cuando ya tenía el vestido elegido y abrió la cortina, por última vez, no sólo estaban mis padres, sino que había otra chica eligiendo su vestido y se había traído a un regional de chicas para ayudarle, pues estás se giraron todas y, en lugar de observar a su amiga, me miraban a mí. Ahí flipé!

      Lo de las bragas creo que tengo alguna idea de cómo llegaron ahí. Una suposición. No lo cuento y os dejo con la intriga, que la historia no es nada del otro mundo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: