Paranoias y divagaciones mentales

María está aquí

¡Pobres bichejos!

en 20/09/2014

IMG_7996.JPG

Soy anti matar insectos, yo no los mato. ¡Qué no! ¡Qué no!. Vale, vale, hay excepciones, como los mosquitos. A esos sí los mato y disfruto con ello. A sangre fría y luego miro su cuerpo inmóvil y pienso “¡jódete que ya no picas más!” (Si veo sangre) o “a reproducirse en la otra vida, porque en ésta…” y me río (muajajaja, muajajaja, muajajaja)

Las moscas y cucarachas me dan asco matarlas. Me imagino miles de larvas saliendo y retorciéndose de sus tripas aplastadas y rasgadas. En el caso de las cucarachas no sé, pero en el de las moscas sí es así, yo, lo he visto. Es absurdo, pero me siento asesina cuando mato a algún bichejo…

El otro día contraté a un sicario para que matase a una araña que estaba en la habitación de la chiquilla. Se tuvo que encargar JC, quien a sangre fría la mató sin pestañear. Lo peor es que escasos segundos después me suelta, con el cuerpo aún caliente y agonizando, en un trozo de papel de cocina, al entregármelo, “has matado una pobre araña que lo único que hacía era comerse a las moscas y mosquitos”.

Imaginaos mi cara de susto y culpabilidad. Esa misma noche me puse a buscar fotos de la pobre arañita por si tuviera suerte y viera algo incriminatorio para así no sentirme tan mal. Mi resultado fue un fracaso. Mogollón de fotos de arañas y todas las relacionadas con las de mi cadáver hablaban de lo buenas que son. Mi cara, un poema. La culpabilidad aumentando… que si tenía que haberla dejado viva, pero, claro, ¿dónde? Ah, pues la podía haber tirado por la ventana o haberla dejado en el balcón… No sé, eso de tener a una araña cerca por muy inofensiva y útil que sea… Para ahuyentar o matar a los mosquitos ya pago un chisme de esos de la luz y me es muy útil y para las moscas… no necesito a ninguna araña cerca, gracias.

Reconozco que las arañas me dan un poco de repelus. Me encantan y fascinan verlas y ver documentales, pero cuando veo una en la vida real, me entra como un escalofrío por dentro… Es como con los gusanos, imaginarlos arrastrando y devorando un cuerpo sin vida, en descomposición, aprovechando y saboreando hasta el último tejido humano… No, gracias. A mí que me incineren. Bueno…. lo mismo he desvariado un poco, aunque nada raro en mí. Lo que quería decir con este post es eso. ¡¡Pobres bichejos!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: