Paranoias y divagaciones mentales

María está aquí

Día del padre 2015

La verdad es que este año no me lo he currado tanto, ni por asomo como el año pasado. Ha sido más un detalle con mucho amor…

Este año le he hecho una camiseta con el perfil de mi maridito y de mi ranita, la bichejo le hizo un dibujo y le compramos el décimo de la ONCE… Nada más y la camiseta se la hice a medias, quería haber usado pintura para camisetas, pero no calculé bien el tiempo.

P.D: lo importante es que está hecho con mucho amor XD

Deja un comentario »

31/12/14

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/ace/10638974/files/2015/01/img_5043-0.jpg
Otro año se va y la verdad es que el 2013 me dejó a mi peque, pero ¡¡el 2014 ha sido alucinante!!

He disfrutado de mi ranita mogollón. Soy su fan incondicional número uno. Cada día se entera de más cosas y ya habla mogollón. Nos ayuda un montón en casa. Nos pone la mesa, barre, pasa la mopa… Todo un tesoro.

Y en lo referente al 2014… ¡Qué puedo decir! Ha sido el primer año que he cumplido mi propósito. No todos pueden decir lo mismo. Mi propósito fue seguir viva y… ¡Lo he conseguido! ¡Estoy viva! ¡No me lo puedo creer! ¡He cumplido un propósito a la perfección! Y encima he acabado el año trabajando y con cochazo nuevo, con una gran familia cerca y con mi maridito del alma que tanto me mima y me regaña.

Sin duda el 2014 fue mi gran año. Sólo espero que el 2015 esté a la altura y lo tiene bien jodido. Odio los años impares. Este año el propósito va a ser seguir siendo inmensamente feliz. No será difícil cumplirlo tampoco, sólo tengo que seguir como hasta ahora.

Besuquis y mis bendiciones.

Deja un comentario »

¡Feliz Navidad!

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/ace/10638974/files/2014/12/img_9828.jpg
Ahora que es cuando tengo una hija es cuando menos espíritu navideño tengo. Soy la leche…

Mira que yo era una freak de la Navidad, que me encantaba ponerme villancicos aunque estuviéramos en verano… No me lo explico. ¿Qué me está pasando?

Ahora si no enciendo las luces del árbol o del belén, pues no pasa nada. Si no pongo Villancicos, pues tampoco y ¿la comida y cena de Nochebuena y Navidad? Pues comidas normales…

Para Nochebuena sí podemos comer en familia, pero para Navidad… Me toca trabajar y me pierdo el pasar la segunda Navidad con mi peque. Eso es lo que me da más gusanillo, el no comer con mi niña y su padre. Claro que no porque sea Navidad, sino por ser una comida, un momento con mis tesoros… Hasta se me pasó por la cabeza trabajar también la noche de nochebuena en lugar de cenar en familia. ¡Estamos locos o qué!

¿Qué me está pasando? ¿He agotado ya la emoción de la Navidad? ¿Alguien me la ha robado?

Este año he mandado postales Navideñas, como todos los años, pero va a ser el último año (no sé si todos los años digo lo mismo). Habrá 2 ó 3 sagrados, pero los demás se acabaron… ¿Veis? ¿Dónde está mi espíritu?

Y la cosa es que me encanta pasear con la renacuajo, mirar las poquísimas luces que la gente tiene en los balcones, los escaparates… Pero sobre la emoción de las comidas navideñas, nada.

Y luego está el tema de decir: “tengo que empezar a comprar los reyes”, “se me acaba el tiempo y no tengo los reyes”… ¿En serio? ¿Ahora, que es cuando debería defender que los reyes existen a muerte voy y meto la gamba? Y no me vengáis con que es que es muy pequeña y toda esa basura, que con año y pico se entera de más cosas que nosotros…

Necesito un cambio de mentalidad, necesito volver al frikismo de la Navidad, lo necesito de verdad… Ni me sé Villancicos, casi se los sabe mejor mi bicho que yo… ¡Qué desastre mundial! Bueno… ¡Esto tiene que acabar!

¡Feliz Navidad y Próspero año nuevo!

Deja un comentario »

Amor de Madre

IMG_8126.JPG

Me encanta mi hija. No os puedo decir otra cosa. Soy su madre, pero es que mi hija me encanta. Es una payasaca. Con tal de vernos reír no para de hacer monerías, aunque esté en un hospital ingresada.

Lleva desde el jueves noche ingresada en un hospital. El jueves veníamos de visita familiar a Madrid, con toda mi ilusión de ver a la familia, ir al zoo, pasear con mi enanita por la capi, ir al Retiro… y nada más llegar veo que le cuesta respirar. Otra vez, porque el mes pasado ya le pasó, aunque mucho más bestia. Nos vamos al centro de salud y de ahí al hospi. En el hospital le ponen el oxígeno y mascarillas a porrón y nos quedamos por tiempo indefinido.

Trabajo en sanidad y odio los hospitales. ¿Sentido? Ninguno, pero es entrar en uno (sin que me paguen por ello) y se me derrumba el mundo y sólo quiero y deseo salir de ahí. Corriendo.

Bueno, pues es el domingo de madrugada y no puedo dormir, porque me han dicho que si todo sale bien el lunes nos dan de alta. Mañana. ¡Qué digo mañana! ¡¡¡En horas!!! TicTacTicTac. Vamos, reloj, da las horas más rápido.

Pues es tan payasaca que me hace reír a carcajadas sin poder evitarlo. No estamos solas en la habitación. Estamos con un nene un pelín más peque que Martita. 2 meses menos y más malito. Y la petarda me saca carcajadas sin poder hacer nada para controlarme. Se pone gorros, me pone caras, me imita, se ríe… Soy su fan número uno, si me permiten sus abuelas.

Sin duda mi mayor logro. Mi mayor trofeo. Mi incalculable tesoro. Mi vida daría por ella sin pensármelo ni 1 vez. Soy muy malamadre, pero ella es muybuenahija. ¡¡Esto es amor de madre!! Martita no cambies nunca y sácame mil sonrisas.

Deja un comentario »

Ropa de baño

20140609-140554-50754214.jpg

Tras el parto, me he convertido en una bolita. Cuando das a luz te sacan a un bichito que ha ido creciendo dentro de ti. Que ha ido ensanchando los músculos abdominales para poder tener espacio y poder vivir cómodamente sobre unas 40 semanas. Bien. Sale el bichito, pero cuando te miras al espejo te das cuenta de que se han equivocado, te han dejado otro bichito dentro. El terror te invade. (Mentira, a mí me llamó la atención, pero creo que estaba tan preocupada por el bichito que me dieron que no me deprimí en el momento). Es exagerada la barriga que se me quedó. Claro, la musculatura y los órganos tienen que volver a su situación original. Lógico, pero ¿por qué a mí?

De peso bajé en seguida, peso lo mismo que antes de tener el alien, pero el volumen… El volumen nunca fue el mismo. Han pasado algo más de 10 meses y todavía soy una bolita. Cierto es que no he hecho nada por arreglarlo. Mea culpa.

Me fui un día a correr y me di cuenta de que era una tontería absoluta. Si a mí nunca me ha gustado correr, ¿por qué me iba a gustar ahora?. Es más acabé tan cansada y desmotivada por hacer algo que no me gustaba, que aguantar lo que quedaba de día con mi ranita se me hizo MUY cuesta arriba. Desistí. Renuncié a otro día igual.

El gimnasio lo veía inviable. Primero porque le daba el pecho a demanda y el hecho de pensar en ausentarme, por ocio una hora y algo de casa me daba un no sé qué que para qué y luego porque me pilló con exámenes y el poco rato que sacaba era para estudiar.

Total, que ha llegado el verano y yo sin ropa de baño y con cuerpo de bolita. Me probaba un bikini y plin, rompía un espejo. Me probaba otro y plaf, otro espejo menos. A punto de pasarme al bañador o al burka encontré el bikini perfecto. Sí, el ideal. Me he comprado uno que la parte de arriba tiene tanto efecto push up que no me veo la barriga cuando miro al suelo. Ojos que no ven corazón que no siente, suelen decir. Pues eso. Ahora sólo tengo que evitar que me hagan fotos y meterme en el agua de cintura para arriba, no sea que flote y me vaya con la marea. 🙂

Deja un comentario »

Cambios

20140221-174916.jpg
Tengo una hija y me cambia la lectura, la gente que me sigue en twitter, sigo a más madres, cambia mi alimentación, cambia la compra semanal, nos invitan a cumpleaños de niños/as, las salidas con amigos no son tan frecuentes, mi hija tiene más ropa que yo, compro ropa en rebajas para la siguiente temporada… Eso es así. Hay cosas que son inevitables y por mucho que me resista, tarde o temprano ese es el comportamiento.

Mi lectura cambia porque de tener tiempo y leer lo que me daba la gana se pasa a no tener ni un microsegundo para concentrarse y cuando lo tengo acabo consultando cosas que dudo sobre mi bichito.

Como mi vida se centra en mi ranita, no tengo otro tema de conversación (casi) así que mucha gente que antes me seguía en las redes sociales ahora se cansan y me hacen unfollow. Es lo normal. A veces me sienta mal, pero luego pienso y me doy cuenta de que tienen razón y probablemente yo también me borraría si no tuviera mucho apego…

Me he dado cuenta de que hay más madres en twitter, así que he acabado ampliando mi timeline con ellas. Es un royo tener el candado, porque cuando quieres hablarles no puedes, pero paso de quitar cerrojos.

Mi alimentación ha cambiado porque siempre tengo hambre. Tengo más hambre ahora que cuando tenía el Alien dentro. Como no suelo disponer de las 2 manos (una casi tiene un bichito pegado a ella) acabo comiendo guarradas procesadas por doquier. Lo raro es que pese lo mismo que antes del embarazo y no 100.000kg más…

La compra semanal cambia. Sí o sí. Que si potitos, que si cereales, que si guarradas que me sean fáciles de abrir y comer…

Tiene 6 meses y ya nos han invitado a dos cumpleaños, por historias no hemos podido ir, pero con eso de que los niños se relacionen con otros niños y los padres con otros padres es lo que toca… y hasta se agradece, por eso de compartir historietas y demás.

Las salidas con amigos han descendido notablemente. Me da cosa quedar con gente, cuando tienes que estar pendiente de un bichito. Vamos, que no creo que sea diversión ir al centro comercial y que al poco le tenga que dar de comer y o bien dejo tirada a la gente o bien la gente se ve obligada a encerrarse en un mini cuarto de lactancia a ver si mi bichito quiere comer o solo quiere mimitos… Nos pensamos que no debería cambiar nada, pero si nos movemos con amigos sin hijos, el ritmo cambia para la mayoría de cosas.

Mi hija tiene más ropa que yo. Es más, es de mejor calidad que la mía…

Bueno… Hay cosas que con el tiempo cambiarán, pero de momento así van las cosas y lo peor de todo es que me parece genial casi todo O_O

Deja un comentario »

20 semanas

20130321-133647.jpg
20 semanas… La foto es un poco cutre, pero el fotógrafo no me la quiso sacar mejor…

Deja un comentario »

El embarazo

Hoy me han pasado un post sobre cosas que no te cuentan y no creo que anden desencaminadas. Todo embarazo como toda cosa tiene varios puntos de vista. El tuyo, el de la gente que te rodea y el de la gente que malinterpreta tu experiencia, y a esto hay que sumar el factor tiempo que según avanza esta variable la percepción de estos 3 puntos de vista cambia o para bien o para mal.

Posiblemente no sea la persona más indicada para escribir el post, tan solo estoy de 13 semanas y todavía me quedan muchas cosas por pasar, son 40 semanas si no se adelanta o se atrasa, pero de momento voy a ver qué sale. Si puedo ir poniendo mi experiencia.

  • Sueño:

Yo no he necesitado dormir más en ningún momento. Es más, solía echarme la siesta y desde que me quedé me es casi imposible dormir la siesta. Algún día lo he conseguido, pero por norma general no me apetecía. Ahora si, sí he notado que me cansaba y me fatigaba antes. Cosa que no entendía porque no estaba de 8 o 9 meses, sino de 1 mes o incluso menos… pero luego te dicen que es normal, que tu cuerpo empieza a circular la sangre más rápido para generar otra vida y por tanto todo va más rápido.

  • Orina:

Casi desde el minuto cero he necesitado ir al wc con una frecuencia excesiva. Tanto de noche como de día. Al coger más velocidad tu torrente sanguíneo algunos órganos empiezan a trabajar más rápido y mis riñones han sido uno de esos órganos que han empezado a trabajar como si no hubiera fin. Algunos días vas más y otros un pelín menos, pero allá donde vayas, que exista un wc o lo desearás con ganas excesivas.

  • Olores:

Tenía constancia de que algo cambiaba y de que las preñadas cogían manías a los olores, pero siempre pensé que sería manía de ellas, siempre hasta que me quedé. Esto me tardó un poco en aparecer, sobre la semana 5 ó 6 más o menos, pero ojalá hubiese tardado más en salir. Esto sí es odioso. No puedo abrir la nevera, antes era abrirla y salir corriendo al wc y no a orinar… Era infalible. Otra cosa con la que no puedo es con el olor a café. ¡Increíble! ¿Sabéis la cantidad de café que yo tomaba antes? Es cierto que unos meses antes me lo estaba dejando, tomaba mucho café y hubo un día que no me sentó muy bien y desde entonces empecé a tomar menos. Ahora JC no puede ni hacer café, no sólo lo he dejado yo sino que le he obligado a dejarlo a él. Si estamos en alguna cafetería, lo soporto, no me gusta, pero por lo menos no necesito salir corriendo al baño.

  • Tetas:

Para mí esto es un placer, por lo menos por la parte que ya he descubierto. Es una de las primeras cosas que crece y cambia de textura. Sí, yo me toco las tetas, tú también deberías, podrías descartar un cáncer de mama, tanto si eres un macho como si eres una hembra. A los 2 meses ya me había subido 2 tallas y reconozco que creo que ahora gasto incluso una talla más, pero no me apetece comprar otro sujetador todavía. Están más grandes y más carnosas y se nota como las glándulas mamarias empiezan a desarrollarse. Tengo ganas de que llegue un poco de calor para poder lucirlas, ahora hace frío. Ains si me las pudiera queda para mí, para  siempre… ¡Me encantan mis nuevas tetas!

  • Vomitonas:

Cada cuerpo es un mundo. Hay gente que se pasa casi 24 horas vomitando. Yo sólo sé que he tenido mucha suerte. Si habéis visto mi post anterior sabréis que he tenido alguna. Empecé sobre la semana 5 ó 6, no lo recuerdo. Reconozco que he tenido mucha suerte. A mí me suelen aparecer por la noche y alguna que otra vez he tirado la cena entera, pero como mucho una al día. Vomito y me quedo como nueva y con cara de tonta porque al principio se me olvidaba que estaba embarazada hasta que vomitaba, y pensaba “Hostia, si estoy preñada” y enseguida me venía a la mente la palabra masoca. Muchas te van a decir lo típico, en cuanto acabes el primer trimestre se te quitarán. Bueno, mi madre y la de JC estuvieron vomitando hasta casi el final de embarazo cuando estuvieron de nosotros. No puedes ir pensando en lo peor, al menos yo pienso así. De momento las tengo, cuando se marchen será excelente, pero no me pienso amargar porque yo vomite una vez al día y cierto es que ahora vomito en un tiempo más espaciado y por su puesto esto es un placer.

  • Incontinencia urinaria:

Yo todavía no he pasado por este punto, por supuesto espero no pasarlo. Sólo una persona me ha dicho que ella tuvo problemas de incontinencia. Posiblemente haya sido la única persona sincera. Llevaba siempre en el bolso una bragas de recambio y toallitas húmedas para limpiarse. Hay un montón de ejercicios que se recomienda hacer para endurecer la musculatura de la pelvis para evitar las perdidas tanto antes como después del parto. Yo ya los estoy haciendo, si hay alguna posibilidad de evita la salida incontrolada de orina, que me pille confesada.

  • Pelo:

Yo sí he notado como se me cae el pelo mucho menos. Dicen que una vez des a luz se te cae una burrada y que cuando dejes de dar el pecho, se te caerá mucho más.

  • Hormonas:

Yo todavía no había notado este factor, ni estaba  más tierna ni más repelente, lo normal. Hasta ayer. Vamos, yo no sé si fueron las hormonas, pero algo seguro que tuvieron que influir. Ayer tuve mi primer examen de la UNED y lo llevaba bien. Hice el examen rápido. Lo repetí como 3 veces. Volví a repasar cada suma, cada multiplicación, cada apartado (el examen era de matemáticas) y aún así fallé una pregunta. De la forma más tonta. No sé porqué marqué el cero, en lugar de marcar el menos infinito. Este fallo tonto me ha evitado que consiga la MH y por tanto que el año que viene me descuenten de la matrícula el precio de una asignatura. Bueno, pues por eso me pasé casi todo el día llorando. Si no son las hormonas, ¿qué es?

  • Consejos:

Es curioso como la gente cuando se entera de que estás en cinta te da mil consejos y muchos son absurdos, otros son obligaciones más que consejos. Yo digo “sí, sí, claro” y luego hago lo que me dé la gana. Así soy más feliz.

  • Preguntas:

Cuando publicas la noticia de que estás embarazada tienes que estar preparada para ciertas cosas y cuestiones de las que no te vas a poder librar:

– “¿De cuánto estás?”

– “¡Ya se te nota!” (esto te lo van a decir aunque estés de 1 día)

– “¿Sabes el Sexo?”

-“¿Habéis pensado ya en nombres?”

– “¿No nos vas a decir el nombre hasta que nazca? ¿Por qué?”

– “¿Queréis saber el sexo?”

– “¿Nos vais a decir si es niño o niña?”

– “¿Fue buscado? y ¿cuánto tardaste en quedarte?”

-“¿Cómo te enteraste?”

– “¿Vomitas? y ¿tienes antojos?”

Yo reconozco que no tengo paciencia, pero precisamente no son cosas que me preocupe, las contestas una y otra vez y casi si alguna persona no te pregunta alguna de esas cuestiones se la dices tú de forma gratuita, estás tan acostumbrada a contestar una y otra vez lo mismo que ya te sale incluso sin que te pregunten.

Una cosa está claro, no todo es de color de rosa, la vida no es de color de rosa, no esperes que lo sea un parto, pero cada embarazo es un mundo, cada persona es un mundo y por tanto cada experiencia es única.

12 comentarios »

Mis novedades

Llevo un tiempo desconectada y la verdad es que tampoco sé que decir, bueno sí tengo una novedad. Estoy embarazada. Sí, soy sosa y todo lo que tú quieras, pero es que me pongo nerviosa cuando tengo que dar alguna noticia sobre mí y sólo me salen frases cortas, escuetas y sencillas. A quien no le guste… puerta.

20130127-120158.jpg

Estoy de casi 13 semanas. El tiempo pasa rápido y, ahora, entre médicos, estudios, familia y amigos, casi ni te enteras. Empiezan a pasar las horas como segundos.

Bueno, no sé que más contar. Ahora voy a meterle alimento al cuerpo que este Alien es un glotón.

5 comentarios »

Arte

20120319-011942.jpg
Aclararé que yo no sé dibujar. Se me da fatal. Es más, yo era de las que aprobaba por los pelos plástica. Pero un día me levanté y empecé a dibujar en una pizarrita que tenemos en la cocina.
Soy consciente de que no es nada del otro mundo, pero me sorprende que se intuya lo que quiero dibujar.

Deja un comentario »