Paranoias y divagaciones mentales

María está aquí

Tomando decisiones

Semana de toma de decisiones duras, importantes e inaplazables…

Anuncios
1 Comentario »

Nunca digas de este agua no beberé

Estaba hablando con mi compañera sobre la de vueltas que da la vida y pensando, pensando, me he dado cuenta de que es cierto. Hace más de 10 años me preguntaba la gente si yo estudiaría medicina como mis padres y yo siempre decía que no, que sería incapaz de aprenderme todas las partes del cuerpo humano. Bien, de momento, es una de mis asignaturas…

Hace más de 11 años, los planes que tenía para el futuro eran bien distintos… Acabar de estudiar, irme a Madrid y sacarme allí la carrera de Matemáticas. Plan que ha ido cambiando mucho. Luego pensé en meterme en las fuerzas armadas y de ahí a sacarme un módulo sobre administración.

Me saqué el módulo, trabajé en una empresa de contable, llevando la contabilidad de hasta 7 restaurantes con sus respectivas finanzas y ahora estudio otro módulo, pero esta vez sanitario…

¡Quién me lo iba a decir! La de vueltas que he dado y, sinceramente, gracias a la ayuda de @alchapar, que si no fuera por su apoyo yo no podía plantearme el probar cosas nuevas…

Todas estas vueltas han sido producto de mi cabezonería, ojalá pudiéramos volver al pasado con el conocimiento de ahora, muchas cosas cambiarían…

3 comentarios »

Recibiendo malas noticias

Llevo una racha de malas noticias que es para hacer un libro de esos que flipas desde la primera palabra hasta la última. Por lo menos, entre noticia y noticia me da tiempo a reponerme, pues hay un pequeño periodo de tiempo entre medias, con alguna cosa buena… Esta vez fueron las Navidades, pero ya han pasado y llega la bomba: ayer atropelló un autobús a mi abuelo. Dentro de lo grave está estable, pero tiene destrozado el tobillo. Le operaron ayer y está estable, pero hay que ver como evoluciona. Ahora a esperar la buena noticia…

4 comentarios »

Vestido

Ayer volví a ver el vestido. Tenía muchas ganas de verlo. Se han casado ya un par de amigas y cuando me comentaban que ya tenían el vestido elegido, y yo les preguntaba cómo era, ellas intentaban explicármelo y no sabían decírmelo con exactitud. Yo pensaba: “pues vaya, cómo puede ser que no sepan como es el vestido? No se supone que es el vestido de su vida?” Pues ahora lo sé, estás tan embobada mirándote, que no atinas a acordarte de los detalles… Por eso tenía muchas ganas de volver a verlo.

Otra de las desventajas de ir a tantas bodas es que luego empiezan las dudas: “y si no me queda bien, hay vestidos muy bonitos y que luego no quedan bien a las novias, o porque no es un estilo que les pegue o bien porque han engordado y les queda mal…” Y así voy, con mis nuevas comeduras de tarro, como si no tuviera ya suficientes… Pero reconozco que ahora es cuando ya lo veo encima, cuando de verdad me hace ilusión. No es que antes no me hiciera ilusión, es que antes yo era de las que pensaba en ir al juzgado de extrangis con una par de personas por testigos y listo. Sin vestido de novia, sin ramo, sin historias varias; y hablando con el futuro (espero) novio me iba diciendo que no, que si lo hacemos lo hacemos bien y poco a poco se está convirtiendo en una planificación de boda tradicional 100%. Ya veremos qué sale! Lo importante es que todos disfrutemos, bebamos y comamos muuuuuucho.

4 comentarios »

¿Estamos locos o qué?

Viernes por la noche, me encuentro a mis padres por la calle y les digo que tengo que ir a la farmacia y ya que iban ellos para allá les bajo la receta y una cosa menos. Pues cuando bajo de casa con la receta, para que la “cambien” por medicamentos me sueltan que mañana por la tarde nos acercamos a preguntar el tema de los vestidos de novia, me guste o no, pero que tenemos que ir preguntando cosas.

Total, que después de estar un rato largo con “que sí, que no, que sí, que no”, ganaron ellos. Pero esto no queda aquí. Al rato me llama mi madre y me dice que se han pasado por la tienda de novias y que me han cogido cita para probarme vestidos. Pero… ¿¿¿qué??? ¿¿¿Estamos locos o qué??? Se suponía que el sábado simplemente íbamos a preguntar y ahora me dicen que tengo que ver vestidos. ¿Ya? ¡Quedan 10 meses!

Pues después de volver a discutir y volver a perder quedamos el sábado (hoy) a las 18:30h para ver vestidos.

Llega el sábado. Las 18:30h. Nos presentamos en la tienda de novias. Me sacan un montón de trajes. Yo los veo todos iguales. Me agobio. Es una situación a la que no estoy acostumbrada, me encuentro con 2 dependientas, un montón de trajes y mis padres mirándome, y yo no distingo entre los diversos los trajes. Me preguntan “¿este te gusta?” y yo no sé que contestar.

Al final se cansan y me mandan al probador y me dice una de las chicas: “quítate toda la ropa y te quedas en bragas y en sujetador y coge unos zapatos de esos de ahí”. Yo había caído en eso de ponerme sujetador sin tirantes, pero no en que me tenía que quedar en bragas con una tía que no conozco. ¿En bragas? ¡Yo llevo tanga! Pues no me preguntes cómo ni por qué, pero llevaba unas bragas (limpias, claro) en el bolso y aproveché para ponérmelas encima.

Bueno, ya estoy en sujetado y en bragas y con unos zapatos. Aviso a la chica y entra con 3 vestidos. Me prueba uno. Me prueba otro. Me prueba el tercero. Descarto, con el criterio de mi padre uno. Y cuando me va a quitar el tercer vestido, para ponerme otro, me doy cuenta que con el agobio de las bragas y eso no me he dado cuenta que me he dejado los calcetines-medias puestos, puffff. Súper Sexy…

Pues si quieres que te diga la verdad, no tengo ni idea de cuantos me he probado, pero… Habemus traje… ¡¡¡Flípalo!!!

P.D: Chiqui, no quiero que se enteren que seguro que alguien pone algo en Facebook y entonces se enteran las del café y, yo diría, que no están preparadas todavía. Quiero tus labios sellados, please…

6 comentarios »

Tweet

1 Comentario »

No soy nada

No soy nada, ni ama de casa, ni estudiante de oposiciones, ni trabajadora. Todo lo dejo a mitad. Trabajo a días, las oposiciones están muy paradas y a lo de ser ama de casa… ¡Para qué hablar! Soy un desastre, no me acuerdo cuando fue la última vez que hice algo y lo acabé, bueno sí, el módulo. ¡Cuidado! ¡He hecho un módulo! y ¿qué? ¿De qué sirve? Motivación personal, porque otra cosa…

Hoy es uno de esos días en lo que desearía volver al pasado y cambiar mi futuro. Sí, muchas cosas cambiaría, pero muchas, muchas.

4 comentarios »