Paranoias y divagaciones mentales

María está aquí

Pulsera de trapillo

Llevo tiempo sin hacer nada y tenía mono, pero los abalorios no los quiero tocar todavía. Me he decantado por el trapillo que parece que está muy de moda ahora. Es un poco cutrecilla, pero no me disgusta del todo.

IMG_8918.JPG

Deja un comentario »

Amor de Madre

IMG_8126.JPG

Me encanta mi hija. No os puedo decir otra cosa. Soy su madre, pero es que mi hija me encanta. Es una payasaca. Con tal de vernos reír no para de hacer monerías, aunque esté en un hospital ingresada.

Lleva desde el jueves noche ingresada en un hospital. El jueves veníamos de visita familiar a Madrid, con toda mi ilusión de ver a la familia, ir al zoo, pasear con mi enanita por la capi, ir al Retiro… y nada más llegar veo que le cuesta respirar. Otra vez, porque el mes pasado ya le pasó, aunque mucho más bestia. Nos vamos al centro de salud y de ahí al hospi. En el hospital le ponen el oxígeno y mascarillas a porrón y nos quedamos por tiempo indefinido.

Trabajo en sanidad y odio los hospitales. ¿Sentido? Ninguno, pero es entrar en uno (sin que me paguen por ello) y se me derrumba el mundo y sólo quiero y deseo salir de ahí. Corriendo.

Bueno, pues es el domingo de madrugada y no puedo dormir, porque me han dicho que si todo sale bien el lunes nos dan de alta. Mañana. ¡Qué digo mañana! ¡¡¡En horas!!! TicTacTicTac. Vamos, reloj, da las horas más rápido.

Pues es tan payasaca que me hace reír a carcajadas sin poder evitarlo. No estamos solas en la habitación. Estamos con un nene un pelín más peque que Martita. 2 meses menos y más malito. Y la petarda me saca carcajadas sin poder hacer nada para controlarme. Se pone gorros, me pone caras, me imita, se ríe… Soy su fan número uno, si me permiten sus abuelas.

Sin duda mi mayor logro. Mi mayor trofeo. Mi incalculable tesoro. Mi vida daría por ella sin pensármelo ni 1 vez. Soy muy malamadre, pero ella es muybuenahija. ¡¡Esto es amor de madre!! Martita no cambies nunca y sácame mil sonrisas.

Deja un comentario »

¡Pobres bichejos!

IMG_7996.JPG

Soy anti matar insectos, yo no los mato. ¡Qué no! ¡Qué no!. Vale, vale, hay excepciones, como los mosquitos. A esos sí los mato y disfruto con ello. A sangre fría y luego miro su cuerpo inmóvil y pienso “¡jódete que ya no picas más!” (Si veo sangre) o “a reproducirse en la otra vida, porque en ésta…” y me río (muajajaja, muajajaja, muajajaja)

Las moscas y cucarachas me dan asco matarlas. Me imagino miles de larvas saliendo y retorciéndose de sus tripas aplastadas y rasgadas. En el caso de las cucarachas no sé, pero en el de las moscas sí es así, yo, lo he visto. Es absurdo, pero me siento asesina cuando mato a algún bichejo…

El otro día contraté a un sicario para que matase a una araña que estaba en la habitación de la chiquilla. Se tuvo que encargar JC, quien a sangre fría la mató sin pestañear. Lo peor es que escasos segundos después me suelta, con el cuerpo aún caliente y agonizando, en un trozo de papel de cocina, al entregármelo, “has matado una pobre araña que lo único que hacía era comerse a las moscas y mosquitos”.

Imaginaos mi cara de susto y culpabilidad. Esa misma noche me puse a buscar fotos de la pobre arañita por si tuviera suerte y viera algo incriminatorio para así no sentirme tan mal. Mi resultado fue un fracaso. Mogollón de fotos de arañas y todas las relacionadas con las de mi cadáver hablaban de lo buenas que son. Mi cara, un poema. La culpabilidad aumentando… que si tenía que haberla dejado viva, pero, claro, ¿dónde? Ah, pues la podía haber tirado por la ventana o haberla dejado en el balcón… No sé, eso de tener a una araña cerca por muy inofensiva y útil que sea… Para ahuyentar o matar a los mosquitos ya pago un chisme de esos de la luz y me es muy útil y para las moscas… no necesito a ninguna araña cerca, gracias.

Reconozco que las arañas me dan un poco de repelus. Me encantan y fascinan verlas y ver documentales, pero cuando veo una en la vida real, me entra como un escalofrío por dentro… Es como con los gusanos, imaginarlos arrastrando y devorando un cuerpo sin vida, en descomposición, aprovechando y saboreando hasta el último tejido humano… No, gracias. A mí que me incineren. Bueno…. lo mismo he desvariado un poco, aunque nada raro en mí. Lo que quería decir con este post es eso. ¡¡Pobres bichejos!!

Deja un comentario »

Otras madres…

Sí se agradece hablar a veces con otras madres, pero no siempre. Donde vivo hay algunas repipis que me miran mal cuando voy al parque sin descansar, con ojeras y con pelos de loca y suspirando porque hoy no puedo más. Porque hoy la chiquilla no para quieta ni un segundo y sólo puedo ir detrás de ella en tensión, temiendo por si se cae y pensando en que hoy no llego, en que hoy no me da tiempo a hacerle la comida y mañana le tengo que dar un potito prefabricado, estando sin trabajar. Vale, vale, fue una vez. Sólo una vez, pero ahora ya noto esa mirada de superioridad, de si yo puedo, porqué tú no… Ahora si me ven por ahí sin la niña me preguntan con rintintín que si voy sola… y yo sólo puedo pensar en ese día.

Veníamos de pasar unos días en casa de mis abuelos, mis tías y mi hermano. De estar con muchas manos de ayuda, que agotaban, a la vez que excitaban, a la ranita. Vamos, un lujo. Es más, hasta nos dimos el gustazo de dejarla “abandonada” con mi familia mientras nosotros nos íbamos a por una cerveza y unas croquetas, después de un lujoso paseo por el Rastro. Nos sentó genial y yo disfruté demasiado.

Pues como la vida misma tiene un fin, el final de ese pequeño paraíso llegó. Nos volvimos a casa, lejos de la familia de ambos y mi marido empezó a trabajar. Me quedé sola con la chiquitota después de mal acostumbrarme y tenía que hacerle comida porque no quise hacerla antes del viaje por si se iba la luz y me tocaba tirarlo todo. Misión imposible.

No me peiné, no durmió siesta y quiso fiesta de noche. Mis ojeras llegaban a las plantas de los pies. Ni me molesté en maquillarme. Un cuadro parecía, pero un cuadro abstracto de mí misma. La niña sólo quería paseo por aquí y por allá. Al final acabé yendo al parque porque no aguantaba ni un segundo más en casa. Error.

la foto 1

Allí estaban 2 madres con las que había coincidido en la educación maternal. Arregladas, delgadas, maquilladas… Vamos, monísimas de la muerte. Y llego yo… con mi aspecto de andrajosa y para el arrastre. Y me quejo, mientras la niña corre (agarrada de mi mano o a gatas) de un lado a otro del parque y cuando apenas había aguantado ni 5 minutos en el balancín. Yo sólo decía “hoy no puedo, hoy no puedo, hoy no puedo…” Y “llevo un día… Hoy no puedo, hoy no puedo, hoy no puedo…” La contestación fue sencilla, directa y muy clarita. “Pues como todas”, mientras, con esa sonrisita de superioridad balanceaban desde hace más de 30 minutos a sus hijos, los que apenas se habían movido en estos 30 minutos ni para parpadear… Yo sólo deseé que la tierra me tragase.

la foto

Cogí a la niña, fui a comprar la comida para prepararle sus potitos caseros, fui a casa, me puse música de veraneo y me abrí una cerveza y empecé a prepararle las comidas. Liberé a la fiera, dejándole la cocina y el pasillo para moverse a sus anchas y disfruté. Cuando vino el padre de la susodicha, nos fuimos a cenar, pues habíamos quedado.

Ese día aprendí a que cuando viera las cosas “negras” tenía que relajarme. Con una sonrisa todo sale mejor. Pero cada vez que veo a esas madres noto esas miradas de superioridad y no puedo parar de recordar que hubo un día en que reconocí que necesitaba ayuda o acabaría en el manicomio. 😁

Deja un comentario »

Su primer añito

la foto-2

Ayer fue el primer cumpleaños de nuestra ranita. La celebración se limitó a la familia, pues no cabemos todos en casa y nos toca hacer varias celebraciones, pero sin duda fue un día para recordad toda la vida.

la foto 3

Deja un comentario »

Ensalada de arroz y lentejas

20140729-003554-2154903.jpg
Ingredientes:

  • Un puñado de arroz
  • Un puñado de lentejas
  • Agua
  • Aceite
  • Maíz
  • Atún
  • Zanahoria
  • Queso
  • Cebolla
  • Mayonesa
  • Huevo duro
  • Instrucciones:

  • Se hacen las lentejas con el arroz. Primero hiervo un poco las lentejas solas con un poco de aceite y luego le añado el arroz.

  • Se cortan la zanahoria, el queso, la cebolla y el huevo

  • Se mezclan todos los ingredientes, se deja enfriar y listo para comer 🙂

Deja un comentario »

Rallar tomate en un plis

20140613-005825-3505737.jpg

Uno mis mayores descubrimientos. No recuerdo qué se me pasaría por la cabeza para hacerlo, si fue experimento mío o me lo dijo mi padre, pero el mayor invento jamás descubierto, fijo que es.

Me encanta el tomate rallado, pero soy una perra y “odio” mancharme las manos, hacer cosas laboriosas y hacer cosas que sean de limpieza difíciles.

Bueno, técnicamente no sería rallado, sino triturado, aunque el efecto (para mí) es el mismo.

20140613-005911-3551570.jpg

Mi invento consiste en coger el tomate limpio, cortarlo en cachos grandes, sin la parte del tallo, y meterlo en la batidora. En un plis tienes mil tomates triturados y sin manchar casi nada. Se pueden hasta triturar con piel, pues ésta se queda tan pequeñita que ni se nota y se aprovecha casi todo el tomate. Un gran invento sin duda.

20140613-010139-3699810.jpg

Esta vez hice 6/7 tomates, no lo recuerdo, porque venían amigos a cenar, pero sino suelo hacer de 2 a 4 tomates y lo dejo en la nevera y así, para el desayuno, los bocatas o la pasta lo tengo ya listo. Sé de gente que hasta congela el tomate rallado, yo no lo he probado, pero se ve que funciona.

Ah también funciona de maravilla para triturar galletas, bizcocho, hielo… Éstos inventos sí me los ha dicho mi padre fijo 🙂 (Con hielo no lo he probado todavía, no me ha hecho falta XD)

Y con esta chorrada me voy a la cama tan pancha. XD

Deja un comentario »

Ropa de baño

20140609-140554-50754214.jpg

Tras el parto, me he convertido en una bolita. Cuando das a luz te sacan a un bichito que ha ido creciendo dentro de ti. Que ha ido ensanchando los músculos abdominales para poder tener espacio y poder vivir cómodamente sobre unas 40 semanas. Bien. Sale el bichito, pero cuando te miras al espejo te das cuenta de que se han equivocado, te han dejado otro bichito dentro. El terror te invade. (Mentira, a mí me llamó la atención, pero creo que estaba tan preocupada por el bichito que me dieron que no me deprimí en el momento). Es exagerada la barriga que se me quedó. Claro, la musculatura y los órganos tienen que volver a su situación original. Lógico, pero ¿por qué a mí?

De peso bajé en seguida, peso lo mismo que antes de tener el alien, pero el volumen… El volumen nunca fue el mismo. Han pasado algo más de 10 meses y todavía soy una bolita. Cierto es que no he hecho nada por arreglarlo. Mea culpa.

Me fui un día a correr y me di cuenta de que era una tontería absoluta. Si a mí nunca me ha gustado correr, ¿por qué me iba a gustar ahora?. Es más acabé tan cansada y desmotivada por hacer algo que no me gustaba, que aguantar lo que quedaba de día con mi ranita se me hizo MUY cuesta arriba. Desistí. Renuncié a otro día igual.

El gimnasio lo veía inviable. Primero porque le daba el pecho a demanda y el hecho de pensar en ausentarme, por ocio una hora y algo de casa me daba un no sé qué que para qué y luego porque me pilló con exámenes y el poco rato que sacaba era para estudiar.

Total, que ha llegado el verano y yo sin ropa de baño y con cuerpo de bolita. Me probaba un bikini y plin, rompía un espejo. Me probaba otro y plaf, otro espejo menos. A punto de pasarme al bañador o al burka encontré el bikini perfecto. Sí, el ideal. Me he comprado uno que la parte de arriba tiene tanto efecto push up que no me veo la barriga cuando miro al suelo. Ojos que no ven corazón que no siente, suelen decir. Pues eso. Ahora sólo tengo que evitar que me hagan fotos y meterme en el agua de cintura para arriba, no sea que flote y me vaya con la marea. 🙂

Deja un comentario »

El fin de una era, el fin de la teta…

Antes del nacimiento de Marta yo tenía muy claro que iba a darle teta y que se lo daría hasta los 9 meses o así. Pensando que lo verdaderamente importante era darle los 6 primeros meses de vida y que luego la teta era innecesaria. No sé quién me metería esa idea en la cabeza, bueno sí lo sé, pero no viene al cuento.

Pasado mañana, 4 de junio, mi bichito hace 10 meses y hace 3 días que le quité la teta. La desteté. Bueno, esto es mentira, fue Marta la que me rechazó y dijo que ya me podía guardar la teta donde me cupiese.

Reconozco que aunque mi idea principal era quitársela a los 9 meses, ahora que ha llegado el momento estoy nostálgica. Es una fase por la que íbamos a pasar, pero ¿ya? ¿Ya ha llegado el momento? ¡Mi niña se hace mayor! Parece mentira que ya haya pasado 10 meses. Yo que pensaba que no sabía cómo destetarla, cómo dar ese paso y ha sido ella la que ha dicho “gracias, mamá, pero la teta para ti”.

Cada día mamaba menos, pasando a hacer de 3 tomas a 1 toma nada más, así, de golpe. Yo la ponía, pero ella se apartaba y esto mientras disminuía, también, el tiempo de succión. Al final, apenas llegaba al minuto. Si no quiere, pues no quiere, yo no la voy a forzar cuando ya come de casi todo y mimos sigue recibiendo y recibirá toda nuestra vida a porrón.

Deja un comentario »

Días del padre y de la madre 2014 :)

El 19 de Marzo fue el día del padre y el 4 de mayo el de la madre y aunque ha pasado mucho tiempo he decidido contar lo que nos regalamos ya que este año ha sido el primero que hemos celebrado con nuestro bichito 🙂

Primero me tocó a mí. Digo a mí, porque mi ranita, quitando las cacotas, poco más hace 🙂 Empecé a buscar en webs sin parar, para empaparme de ideas, pues no se me ocurría nada. Al final me decanté por el clásico de “52 razones por las que te quiero”, comprarle corbatas (con idea de devolverlas, pues no le apasionan y tiene muchas para ponérselas en la cabeza) y un décimo de la once del día del padre. Ah! Y una tarta buenísima, que ya pondré la receta otro día. Ah!! Y un chupete del día de padre, que me costó mucho encontrar uno que me gustase y al final lo encontré más barato de lo que pensaba y en la farmacia que frecuento.

20140522-000347.jpg

El de “52 razones…” Me costó muchas siestas, porque había que aprovechar cuando me quedaba “libre”, pero gracias al whashi tape me ahorré mucho tiempo. Compré cartas, post-it de formas, whashi tape, aros, cartulinas verdes para endurecer las tapas un poco y papel de forrar libros para que así durase más. Busqué 52 situaciones que vivía La Ranita con su padre y listo. 🙂 Me quedó un poco cutrecillo, pero la intención es lo que cuenta…

20140522-000500.jpg

20140522-000544.jpg

El comprarle unas corbatas, era por hacerle la típica broma de “corbata por el día del padre”, pero al poco fuimos a devolverlas XD

20140522-001144.jpg

El décimo se lo metí en un sobre que hice con la cartulina que me sobró y me quedé más a gusto que un arbusto.

También le preparé una tarta que salió buenísima, pero que lo único malo es que hay que prepararla un día antes y no pecar hasta que llegue el momento de sacarla… 🙂


20140522-002552.jpg

Por el día de la madre (mi primer día de la madre siendo madre, ohhhh) me regalaron un marco con 3 apartados. Uno para la huella de la mano con masilla, otro para la del pie y uno central para poner una foto y, también, un abalorio de pandora y una postal escrita con la mano de Marta manipulada por su padre, claro. Y después de todo esto, yo, morí de amor 🙂

Deja un comentario »